Suelo radiante


Este tipo de calefacción es la que mejor se adapta a la energía solar térmica y la que menor consumo de energía presenta. Además, es el sistema más saludable, tanto, que es recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El suelo radiante está constituido por una red de tuberías uniformemente esparcida y enterrada bajo el pavimento. 

Con los sistemas de calefacción habituales el aire caliente tiende a situarse cerca del techo, cuando la mayor necesidad térmica se encuentra en la parte inferior. Calentando la superficie se cubren estas necesidades sin tener que calentar el aire del techo innecesariamente y ahorrando energía.